Como domotizar tu casa
Como muchos ya sabréis, la domótica abarca un conjunto de técnicas orientadas hacia la automatización de una vivienda, las cuales integran la tecnología en los sistemas de seguridad, de gestión energética, de comunicación o bienestar de nuestros hogares. Los beneficios que aporta la domótica son múltiples (y cada día surgen nuevos), y por ello plantearnos la instalación de […]

Como muchos ya sabréis, la domótica abarca un conjunto de técnicas orientadas hacia la automatización de una vivienda, las cuales integran la tecnología en los sistemas de seguridad, de gestión energética, de comunicación o bienestar de nuestros hogares. Los beneficios que aporta la domótica son múltiples (y cada día surgen nuevos), y por ello plantearnos la instalación de un sistema de control inteligente en casa puede ser algo sencillo o muy complicado: todo depende del presupuesto que tengamos.

En los últimos años, con la aparición de las nuevas tecnologías y su gran avance constante, las posibilidades para gestionar la domótica de forma remota ya sea desde fuera de la vivienda o en su interior no paran de crecer, tratando de ir abaratando los costes y perfeccionando las técnicas.

Un Smartphone, una Tablet, una Smart TV y diferentes dispositivos multimedia, nos permiten hoy día controlar nuestra vivienda desde cualquier parte del mundo y en cualquier momento, solamente con disponer de conexión a Internet.

Es por ello que los procesos de domotización de la vivienda son variados; os los enumeramos:

– Iluminación: los dispositivos lumínicos y luminarias son muy empleados en el campo de la domótica.

Uno de los métodos más habituales es la instalación de sensores con control de presencia, por los cuales las luces pueden apagarse cuando no hay nadie en casa.

Ello repercutirá en el ahorro energético del hogar.

Otro de los métodos más empleados es el encendido de luces cuando no se está en casa para simular que hay alguien habitándola cuando, por ejemplo, estamos de vacaciones y queremos evitar robos en nuestra vivienda.

– Clima: se podría, desde casa o desde la calle, con el móvil o desde el ordenador, controlar la temperatura del alojamiento. Hay dispositivos que apagan el sistema de climatización cuando se abre la ventana, por ejemplo, con lo que se gana en eficiencia.

Otra opción es programar el encendido para que cuando lleguemos a casa esta ya esté caldeada.

– Enchufes: se puede programar el encendido o desconexión de ciertos circuitos de enchufes de la casa, para asegurarte de que no quede nada encendido o para encender algún elemento conectado automáticamente.

Además, es muy práctico si por ejemplo vamos a dormir un poco y tenemos niños pequeños en casa los cuales pueden llegar a meter los deditos en el enchufe.

– Control de acceso: se puede crear un completo sistema de seguridad. La domótica del control de acceso permite a los propietarios centralizar en una sola centralita múltiples controles de acceso, apertura de puertas y ventanas, rotura de cristales, sensores de movimiento, infrarrojos…

– Seguridad en vivienda: otra opción es situar sensores por la casa que detecten una fuga de gas, inundación, incendio… todo conectado a una alarma o a un aviso telefónico.

– Comodidad: lo más habitual es motorizar las persianas, pues no solo las podemos abrir y cerrar pulsando un botón, sino que se pueden programar para dar a entender que hay alguien en casa aunque no sea cierto.

En definitiva, tienes varias opciones para comenzar con la domotización de tu casa, solamente hay que motivarse y empezar realizando pequeñas inversiones.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *